Regalar perros

Regalar perros

dog-present-christmas-web

No es una buena idea regalar a los niños un perro en Navidades, los perros no son un juguete.

La probabilidad de que este regalo sea un acto compulsivo, con negativas consecuencias en el futuro, son altas. El futuro podría traer el abandono del perro, o problemas de comportamiento asociados al tipo de trato que los niños realicen hacia el perro, incluyendo la agresividad canina.

 La confusión infantil entre lo que es un juguete y lo que es un ser vivo es frecuente.

Por eso, la mejor opción sería aplazar la llegada del perro en otra época no asociada a regalos como acto responsable y meditado, con la comprensión del niño de que, el recién llegado a la familia, es como un hermano al que debemos todos cuidar, respetar y dar cariño, aceptando las responsabilidades que conlleva y el pacto, sobre todo por parte de los pequeños de la casa, de no molestar, achuchar, besar, abrazar o coger en brazos al perro.

 Una receta que funciona muy bien es que el niño aprenda que lo que no le gusta que le hagan a él, no hacerlo a los demás, desarrollemos a los niños en el ejercicio de la empatía.

Cuando enseñamos a un niño a respetar a los perros, le estamos formando para que en su adultez respete a las personas.

Santi Jaime Vidal

Niños, perros y juegos

Niños, perros y juegos

kids-playing-with-dog

En un parque, hay que enseñar a los niños que si hay perros cerca, deben moderar sus juegos y estar tranquilos. Si un perro sale corriendo hacia la zona donde juegan con balones, deben quedarse inmóviles, y abrazarse a sí mismo, en la postura del tronco de árbol. Agitar los brazos o intentar coger el balón podría confundir a un perro sobrexcitado que viene en carrera. Si cesa la actividad es muy probable que el perro cese en su interés por seguir ahí.

Santi Jaime Vidal

Piscinas, jardines y perros

Piscinas, jardines y perros

Nito

En las piscinas y jardines, es muy divertido compartir baño con nuestros perros. Pero algunos perros se ponen muy nerviosos con el riego de las mangueras o cuando nos ven chapoteando en el agua.

Sería una gran idea bajar la intensidad del chapoteo o la fuerza del agua en la manguera. No gritar en el agua ni saltar, simplemente daros un baño tranquilo con él delante. Tampoco le obliguéis a entrar en el agua. Probablemente gradualmente aprenda a disfrutar del baño estando tranquilo. Si no funciona, deberíais guardarle cuando vais a la piscina del jardín, será la mejor manera de evitarle una sobreexcitación importante, por su estado emocional y por el riesgo de un golpe de calor.

Santi Jaime Vidal

Dar cariño a un perro

Dar cariño a un perro

 

hug-dog

Casi siempre que acariciamos a un perro y queremos darle cariño, tenemos tendencia a hacerlo de forma imprevisible para él, de forma invasiva o cuando está muy excitado. Pocas veces paramos a pensar en cómo le gustarían a él esas muestras de cariño y en realidad nos salen de forma automática y sin evaluar qué piensa la otra parte de ese contacto.

 Los abrazos, besos o caricias bruscas no siempre les gustan a los perros. Es más, en ocasiones les incomoda y les puede hacer creer que son peligrosas (la inmovilización en algunos perros les evoca a peligro).

 Piensa antes de acariciar a un perro como hacerle previsible esa muestra de cariño, en no sobreexcitarle y en qué zonas y como le gustan las caricias. Hacerlo suavemente, rascando un poco y detenernos nos puede dar pistas sobre si le está gustando y cómo hacerlo.

 A fin de cuentas, le acariciamos para él. ¿O quizás solo estamos pensando en nosotros?

Santi Jaime Vidal

Excitación

Excitación

Cuando una situación sobreexcite a vuestro perro, debéis valorar si puede gestionarla y poco a poco se va calmando o si, por el contrario, hay demasiada gente, niños o ruidos alrededor y todo esto aún podría superarle. En ese caso lo mejor que podéis hacer es, tranquilamente y sin hablar, llevaros a vuestro perro a un lugar más tranquilo. Con tiempo y gradualmente ya le enseñaréis a superar esas situaciones. Mantener a un perro en una situación que le supera podría dar pie a que se sienta amenazado por su estado de excitación y que reaccione con comportamiento agresivo ante la imposibilidad de abandonar ese escenario.

Santi Jaime Vidal

Asociación Canina PASEOS